Potra Frisona “Renace”

Dierenarts Tineke de Haan brengt met een touw druk aan op de borstkas van een 'dummy' veulen

Por el veterinario Tineke de Haan

La temporada de parto ya está en marcha según nuestra práctica. Una vez más, es como un pequeño milagro ver a un potro sano y recién nacido al lado de su madre, sabiendo que todo salió bien. Pero, como muchos de nosotros sabemos y probablemente hemos experimentado, los partos no siempre resultan bien o sin problemas. La semana pasada me encontré con el caso de un potro recién nacido que tenía un “trastorno” del cual probablemente no mucha gente no oído hablar.
Les cuento lo que pasó. A última hora de la tarde recibí una llamada telefónica de una persona que cría caballos Frisones. El año anterior a su yegua ya había luchado con el parto y ahora estaban aún más alertas para asegurarse de no perder el momento. La yegua ya se había echado al piso, y empujado un poco, pero repentinamente se puso de pie y ahora estaba comiendo un poco. Ellos estaban seguros de que el proceso de parto había comenzado, pero nada se había materializado. Así que rápidamente me subí a mi auto y conduje.

Cabeza torcida hacia atrás

Cuando llegué, limpiamos rápidamente a la yegua para palparla. La palpación reveló claramente que había un potro vivo que estaba luchando por ingresar al canal de parto. El problema era que su cabeza estaba torcida hacia atrás por debajo de la pata delantera, lo que impedía que el potro ingresara al canal de parto. Afortunadamente, resultó ser relativamente fácil reposicionar la cabeza del potro. Posterior a eso, el potro nació rápido mientras la yegua aún estaba de pie. Quizás demasiado rápido.
Era un potrillo alto y de ojos claros, pronto se puso de pie y me dijeron por teléfono que el parto había seguido sin problemas después de dos horas. Así que esa noche me fui a dormir con la mente tranquila. Unas horas después de mi llamada al dueño, el teléfono volvió a sonar. El potro estaba caminando, la madre parecía alerta pero el potro no bebía. Así que me vestí de nuevo y regresé a ver a la madre y su potro. El potro me causó una impresión algo tonta, apenas miró a la yegua, seguía caminando al lado de las paredes del establo y trataba de amamantar. Me imagino, que durante el proceso de parto, se debe encender algún tipo de botón en el cerebro del potro para decirle que acaba de nacer. Cuando el potro aún está en el útero, debe permanecer relativamente tranquilo, pero una vez que nace, debe comenzar a comportarse como un potro normal. Sin embargo, en casos muy raros, especialmente cuando el nacimiento ha ocurrido muy rápido, ese botón no se activa. Y, entonces, los potros piensan que todavía están aún en el útero y se comportan como este potro de forma “tonta”. Primero le dimos al potro medio litro de calostro insertando un tubo en su estómago para que al menos el potro pudiera comenzar a ingerir anticuerpos. Luego, aplicamos un poco de presión al pecho del potro usando una cuerda larga. Implica enrollar la cuerda un par de veces alrededor del pecho y luego apretarla un poco. El potro luego responde a un reflejo del cuerpo que lo hace colapsar a través de sus patas, porque cuando el potro todavía está en el canal de parto, tiene que permanecer quieto y no moverse hasta que realmente haya nacido. El potro aún tenía la capacidad de respirar normalmente pero instantáneamente cayó en un sueño profundo. Esta técnica, de apretar los potros, fue desarrollada por el Dr. John Madigan, empleado de la Universidad de California, Estados Unidos. Descubrió que esta técnica es una solución rápida y mucho más barata para los “potros dormidos” en comparación con días o semanas en una clínica.

Interruptor de hormonas

Después de un rato, aliviamos la presión y el potro comenzó a revivir nuevamente. Aunque ya había aprendido a ponerse de pie rápidamente en las primeras horas después de su nacimiento, ahora parecía que era su primera vez. Un poco tambaleante e incómoda, pero al final ella estaba de pie. Fue muy especial ver que tan pronto como se puso de pie, relinchó a la yegua y casi de inmediato comenzó a acariciar la ubre con su nariz. Ella no comenzó a amantarse de una vez, sino un poco tiempo después. Este botón en el cerebro, que de hecho es un interruptor de hormonas, que ahora se había encendido.